Gremios docentes insistieron con la paritaria, cláusula gatillo y piden un aumento del 40%

Por Nestor Miranda

El Frente Gremial Docente fijó posición hoy tras el acuerdo salarial alcanzado a nivel nacional y planteó agenda que aspiran abordar con la gestión del gobernador, Alberto Rodríguez Saá.

La secretaria General de la Unión de Trabajadores de la Educación de la provincia (UTEP), Soledad Correa explicó que la prioridad es acordar una paritaria en San Luis “por primera vez en 37 años de democracia”. “Es el ámbito que solicitamos hace décadas”, precisó.

En una conferencia de prensa la dirigente junto a sus pares de Sadop y AMET expusieron que también quieren que se active la cláusula gatillo que Rodríguez Saá anunció en 2019 y “a partir de ahí empezar a charlar con cifras que vayan al básico, que sean blanqueadas y lograr un sueldo significativo e importante”.

En la actualidad, el básico docente en la provincia es de $12860, mientras que el piso salarial es de $31600.

“El pedido es para discutir el sueldo, la composición del mismo y terminar de una vez por todas de estos anuncios unilaterales. No queremos cifras en negro, si cumplimiento de la cláusula gatillo que fue el compromiso que asumió el Gobierno provincial en 2019”, ratificó.

Días atrás, habían enviado una nota al gobernador expresando las prioridades del sector docente.

A casi 24 horas del anuncio nacional desde Terrazas del Portezuelo no hubo pronunciamientos.

También piden por el doble cargo y la composición de un recibo “totalmente en blanco”, es decir, que no contenga complementos no remunerativos.

Por su parte, el secretario General de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET), Borjas Orozco, manifestó que están en desacuerdo con los aumentos en sumas fijas, porque “queremos que todos los incrementos que se vayan a otorgar sean dados al básico”.

El dirigente anunció que en 2019 los maestros tuvieron una pérdida salarial del 16% y por ese motivo estipulan un aumento para el 2020 del 40%. “Entendemos que eso como mínimo debe darse y tener siempre la posibilidad de ejecutar la cláusula gatillo”.

Asimismo, garantizaron que el inicio de clases se dará con normalidad, pero “las negociaciones que pretendemos no solo lo queremos hacer antes del comienzo del periodo escolar sino durante”, aseguró Orozco.

Ayer, la Nación llegó a un acuerdo con los gremios docentes y anunció llevar el salario mínimo a $23 mil en marzo y $25 mil en julio. A su vez, anticipó que otorgará cuatro sumas fijas no remunerativas durante cuatro meses de $1.210.

“Celebramos retomar este ámbito de dialogo y discusión. En estos cuatro años la brecha salarial fue muy grande, hay provincias que quedaron con salarios muy bajos de $17 mil”, expresó el secretario General de Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), Juan Accornero.

Definió al otorgamiento de una suma fija como “una ayuda para tratar de resolver a nivel país un poco el tema salarial, que si bien no es suficiente, es un aporte”.

Accornero indicó que la última reunión que mantuvieron con el ministro de Educación, Andrés Dermechkoff fue en diciembre y se abordó el tema paritarias “pero todos sabemos que los funcionarios no tienen vuelo propio y dependen de una decisión política del gobernador”.

De la conferencia también participaron los secretarios adjuntos Ernesto Blarasin (UTEP), Pablo Giménez (Sadop) y de Finanzas, Rubén Graneros (AMET).

“Este Frente garantiza la lucha incansable por lograr las primeras paritarias en San Luis y que el salario del maestro le gane a la inflación”, cerró Correa.