Comparación con otras provincias. En San Luis los bomberos voluntarios siguen postergados por el Gobierno

Por Antonella Camargo

Los incendios que se produjeron durante la última semana en San Luis volvieron a marcar la importancia que tienen los bomberos, en una lucha infernal que se producen año tras año en distintos sectores de la provincia. El arduo trabajo que debieron afrontar en la última semana movilizó a los puntanos en incontables campañas solidarias.

Los cuarteles de las principales ciudades se vieron colmados de agua, frutas, alimentos, medicamentos y hasta borcegos. Otros se acercaron hasta los lugares donde combatían las llamas para dejar provisiones, a los voluntarios y también a los de la Policía.

De forma simultánea, los vecinos lanzaron una petición a través de la plataforma Change.org, a fin de juntar avales para que los brigadistas “puedan tener un sueldo digno” en San Luis.

Spinuzza aseguró que

LEÉ TAMBIÉN:

Spinuzza aseguró que “no es prioridad” para el Gobierno comprar un avión hidrante

Esto surgió porque el Gobierno de Alberto Rodríguez Saá posterga una cobertura de obra social, seguro por accidentes y alguna ayuda económica.

Justamente la ley que prevé estos beneficios fue sancionada en el 2017 y el Gobierno no avanzó en las instrumentación en los alcances.

“Hombres y mujeres al servicio de la sociedad, sin horarios que dan la vida por la tierra puntana merecen un sueldo digno”, reclama el pedido. Según estimaciones el fuego arrasó con 70 mil hectáreas.

La legislación local establece que contarán con obra social de alcance familiar, seguro de vida y un subsidio para quienes tengan más de 25 años de servicio.

Previo a eso, en el 2015 las cámaras de Diputados y Senadores aprobaron por unanimidad una ley que les otorgaba “reconocimiento social, económico y/o cultural” por la labor desempeñada en favor de la comunidad. A partir de eso, percibirían de forma mensual haberes correspondientes al Plan de Inclusión Social. A ello se agregaría la prioridad en el acceso en los planes habitacionales, un seguro de vida y obra social.

Ante la gravedad de los incendios pasados, el Gobierno tuvo que pedir asistencia de la Nación para poder combatir el fuego. Llegaron decenas de brigadistas y un avión hidrante. A eso se sumó la colaboración de personal  de Mendoza y Córdoba.

En este escenario, la ministra de Medio Ambiente, Natalia Spinuzza respondió un pedido que la población hizo escuchar por las redes sociales. Dijo que la adquisición de un avión hidrante “no es una prioridad”. Y aseguró que “el Gobierno se hizo cargo de todas las necesidades de los bomberos”. Muchas personas le cuestionaron al Gobierno de Rodríguez Saá “menos `Pedreras` y `Cabildos`” y más atención a los bomberos.

La falta de recursos con la que subsisten quedó en evidencia luego del accidente que protagonizaron dos voluntarios de El Morro. Por el choque, lanzaron una colecta de fondos para arreglar la única camioneta que tiene el cuartel. Esa localidad fue una de las más arrasadas la semana pasada.

Pero a la hora de comparar con los distritos vecinos, la realidad de  los socorristas de San Luis es muy diferente a la que viven sus pares en provincias del centro del país. En Córdoba, La Rioja, La Pampa y Mendoza hay leyes que les brindan beneficios por poner en riesgo su vida para proteger a la población.

Córdoba

Rige la Ley Nº 8.058 aprobada en 1991. La provincia está siendo duramente castigada por los incendios desde hace varias semanas.

La norma estipula que los agentes activos contarán “sin cargo de los servicios que brinda el Instituto Provincial de Atención Médica”, mientras que los aportes por cada uno estarán a cargo del Poder Ejecutivo.