Alerta en Necochea: cómo se inició la cadena de contagios que incluyó un baby shower clandestino y una fiesta de cumpleaños

La ciudad de Necochea, al sur de la provincia de Buenos Aires, que estuvo 60 días sin nuevos casos de coronavirus (hasta el pasado 23 de marzo registraba sólo tres de personas que habían viajado al exterior), está en alerta por la aparición de 22 nuevos contagios a raíz de un baby shower clandestino al que asistieron al menos 30 personas.

A partir de este lunes, según confirmó esta mañana la secretaria de Salud del municipio, Ruth Kalle, las autoridades comenzarán a investigar también el festejo de cumpleaños clandestino de una paciente con COVID-19 que había asistido previamente al baby shower.

Según explicó la funcionaria, la cadena de contagios se inició con el contacto entre una mujer y un hombre que había viajado a Buenos Aires para someterse a un cateterismo en el Sanatorio Güemes del barrio porteño de Palermo, donde hay 36 empleados de la institución con coronavirus, entre médicos, enfermeros y camilleros, y otros 47 aislados.

Este hombre que fue con su yerno a Buenos Aires, tiene una hija y esa hija tiene una nieta: todos están contagiados. Esa mujer con quien tuvo contacto, el caso índice, tiene además tres hijos varones, dos convivientes y uno no”, explicó Kalle en diálogo con la periodista María O’Donnell en Radio Metro. “Había una cadena de contagio que nos preocupaba mucho porque la ex nuera de uno de los convivientes tiene una hijita y trabaja en un lugar donde viven 10 chicos discapacitados. Por suerte ese contacto dio negativo y toda esa cadena dio negativa”.