Rodríguez Larreta y Kicillof acordaron un marco general para la reapertura de la cuarentena estricta

Horacio Rodríguez Larreta Axel Kicillof tuvieron una reunión a solas de más de una hora en la sede del Gobierno porteño en medio de un proceso de “coordinación continua”, con definiciones que recién llegarán la semana próxima. De hecho, mañana se concretará un encuentro entre los jefes de gabinete de la Gobernación de la provincia de Buenos Aires y la jefatura de Gobierno porteño.

La salida será coordinada y habrá flexibilizaciones en todo el AMBA, pero la salida no será idéntica en cada distrito. “Cuando en la Ciudad abrimos comercios, en Provincia abrieron industria y hoy continúan abiertas, bien protocolizado, y nosotros no tenemos abiertos los comercios”, explicaron en el equipo de Rodríguez Larreta. También insistieron con que “si los números acompañan la idea es empezar a desandar gradual y cuidadosamente la cuarentena, que bien puede realizarse en forma diferenciada”.

En síntesis, se podría decir que el acuerdo al que llegaron hoy es afinar el lápiz durante toda la semana para que haya a partir del 18 de julio una flexibilización coordinada y diferenciada de acuerdo a cada realidad, como se viene haciendo hasta ahora. Es decir, el peligro de que haya una ruptura en la salida de la cuarentena no parece latente.

Después, en una visita a un centro de aislamiento en Vicente López junto al intendente Jorge Macri, Kicillof dijo: “Vamos a estar charlando con los intendentes para tomar una decisión. Lo que muestra el mundo es algo así como un stop and go, ir y venir, empezar y volver para atrás, de acuerdo a cómo van los contagios”. Agregó que “es algo que pasó en Israel, que ha tenido que ir a un aislamiento muy fuerte. Hay que tomar medidas en base a los hechos, los datos, y siempre mirando lo mismo: cómo cuidar la salud de hasta el último bonaerense”.

El intendente de Juntos por el Cambio, por su lado, agradeció que la Provincia le entregue “diez respiradores más” y remarcó que están trabajando “en equipo en el desafío inmenso de administrar un AMBA con realidades distintas y diferentes, preparándonos para dar salud a todos, generándole lugares como éste, que les dé tranquilidad”.

El encuentro donde empezaron a delinear la nueva fase de la cuarentena comenzó a las 9.25 de la mañana, lo que será la reapertura progresiva de la cuarentena que comenzará a regir en el Área Metropolitana a partir del próximo lunes, una vez que culmine la fase estricta implementada en conjunto con la Casa Rosada con la que buscaron achatar la curva de contagios.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires llegó en auto al edificio de la calle Uspallata, en Barracas, a las 9.20, solamente acompañado por su ministra de Comunicación, Jesica Rey, con la intención de tener una reunión a solas con el jefe de Gobierno porteño.

Rodríguez Larreta, en cambio, tenía preparados al vicejefe de Gobierno y responsable de Seguridad, Diego Santilli, los ministros de Economía, Martín Mura, de Salud, Fernán Quirós y de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore, listos para cualquier tipo de consulta.

En principio no está previsto que haya una conferencia de prensa posterior. Por lo que trascendió, la intención del Gobierno porteño es difundir una foto oficial del encuentro, aunque desde la Gobernación bonaerense le dijeron a Infobae que, de parte de ellos, no tienen problemas en mantener un contacto conjunto con los periodistas. De todos modos, se cree que es un tema que se terminará de resolver durante el encuentro.

El jefe de Gobierno y el gobernador hablaron por teléfono a mediados de semana, y coordinaron el encuentro a solas de esta mañana en la sede del Gobierno porteño de la calle Uspallata, previsto para las 9. Será la primera de una serie de reuniones entre ambas administraciones antes de que se vean con Alberto Fernández, como cada víspera, para ultimar los detalles de la salida paulatina del aislamiento.

Lo admitió Ginés González García: “Creemos que en términos psicológicos, sociales y económicos va a haber una flexibilización”, aseguró el ministro de Salud, que además resaltó que las medidas que empezarán a regir a partir de la próxima semana se tomarán “en consenso” entre los gobiernos de la Ciudad y la Provincia, y bajo la supervisión y el visto bueno de la Casa Rosada.

Es la segunda vez que Kicillof visita las oficinas del jefe de Gobierno de la calle Uspallata. La primera fue a principios de junio. Un gesto del gobernador para preservar la relación entre ambos. La devolución de Rodríguez Larreta fue quince días después: viajó hasta La Plata junto a Diego Santilli Fernán Quirós.

La semana pasada, el crecimiento en el número de casos, que se había estabilizado en torno a los 2 mil en la Provincia y a mil en la Ciudad, y el temor a un desborde de las camas de terapia intensiva, llenó de tensión el vínculo entre ambas jurisdicciones.