Rodríguez Saá será recordado como el Gobernador de los pobres

Toda una paradoja. El gobernador de la provincia de San Luis, Alberto Rodríguez Saá que siempre alardeó de direccionar las políticas de su gobierno para ayudar a los sectores más carenciados, será recordado como el Gobernador en cuyas gestiones más puntanos se empobrecieron en la provincia de San Luis.
Así lo confirman las estadísticas oficiales nacionales de la mano del INDEC que en su último medición identificó al 40,6% de la población de San Luis por debajo de la línea de la pobreza.
Y los chicos, en el contexto nacional, son los más perjudicados: el 57,7% de los chicos argentinos viven en la pobreza.
En San Luis 32,4 por cientos de los hogares es pobre, esto se traduce en el 40,6 de su población; mientras que el 3,5 de los hogares está en la indigencia, lo que traducido es población significa que el 4,7% de los puntanos es indigente.
Los resultados del segundo semestre de 2020 correspondientes al total de aglomerados urbanos
registraron que: El porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza alcanzó el 31,6%; en estos residen el
42,0% de las personas. Dentro de este conjunto se distingue un 7,8% de hogares por debajo de la
línea de indigencia (LI), que incluyen al 10,5% de las personas. Esto implica que, para el universo de
los 31 aglomerados urbanos de la Encuesta Permanente de Hogares, por debajo de la Línea de Pobreza se encuentran 2.926.890 hogares que incluyen a 12.000.998 personas y, dentro de ese conjunto, 720.678 hogares se encuentran por debajo de la Línea de Indigencia, e incluyen a 3.007.177 personas indigentes.
Según el informe oficial del INDEC, el ingreso total familiar promedio de los hogares pobres fue de $29.567, mientras la Canasta Básica Total promedio del mismo grupo de hogares alcanzó los $50.854, por lo que la brecha se ubicó en 41,9%, el valor más alto de la serie por quinto semestre consecutivo. De esta manera, no solo hubo un aumento en
la incidencia de pobreza respecto del primer semestre de 2020, sino que la situación de las personas
bajo la Línea de Pobreza empeoró por la mayor distancia entre sus ingresos y la Canasta Básica Total.
Dado que la incidencia de la pobreza y la indigencia resulta de la capacidad de los hogares de acceder
a la canasta básica alimentaria y a la canasta básica total mediante sus ingresos
monetarios, y que la brecha es la distancia entre los ingresos y las canastas, se observó que en el
segundo semestre de 2020: En la comparación interanual crecieron ambos indicadores: los hogares pobres lo hicieron en 5,7 puntos porcentuales, las personas bajo la línea de pobreza, en 6,5 puntos porcentuales; mientras que los hogares indigentes aumentaron en 2,1 puntos porcentuales y las personas bajo la línea de indigencia, en 2,5 puntos porcentuales.
En cuanto a los grupos de edad según condición de pobreza, se destaca que más de la mitad (57,7%)
de las personas de 0 a 14 años son pobres. El mayor crecimiento con relación al semestre anterior se observó en este grupo con un aumento de 1,4 puntos porcentuales; y en el grupo de 30 a 64, con una suba de 1 punto. El porcentaje total de pobres para los grupos de 15 a 29 años y de 30 a 64 años es de 49,2% y 37,2%, respectivamente. En la población de 65 años y más hubo un leve aumento ubicándose en 11,9% bajo la Línea de Pobreza.