Coronavirus: es inminente nuevas medidas restrictivas

“Si la gente no se testea, no podemos conocer la situación epidemiológica real de la provincia”, había asegurado en su última aparición pública el pasado 11 de febrero la presidenta del Comité de Crisis, María José Zanglá.
“Todos tienen que cuidarse, los que ya tuvieron COVID-19, los que no y los que están vacunados. Hay operativos de testeos gratuitos en toda la provincia y puestos fijos de hisopados” aseguró poco más de un mes después, la ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo.
Esas declaraciones reflejan el complicado cuadro epidemiológico de la provincia de San Luis en un contexto nacional jaqueado por la permeabilidad de las fronteras nacionales. El crecimiento descontrolado de contagios en Brasil pone en jaque a la región: los 300 mil muertos de ese país latinoamericano ponen en alerta a sus vecinos, que viven situaciones que van de la preocupación al colapso sanitario.
Y en ese crítico escenario global preocupa que en San Luis no se haya completado la vacunación de los médicos, enfermeros y personal de la salud que conviven en la primera línea de riesgo y contagio. La semana pasada precisamente falleció de coronavirus un odontólogo puntano que se desempeña en el sistema médico estatal y que no fue vacunado. Tampoco se ha vacunado a la totalidad de adultos en situación de riesgo.

El contexto regional.

«Lamentablemente, la terrible situación de Brasil también está afectando a los países vecinos», afirmó Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el y agregó que era «crucial» agudizar las medidas.
En Chile, en tanto, casi 14 millones de personas, cerca del 70% de la población, entraron esta seman en una nueva cuarentena debido a un fuerte aumento de los casos que volvió a poner en jaque el sistema sanitario, pese a una impresionante campaña de vacunación, con la que lidera todas las estadísticas de Latinoamérica.
El Gobierno de Paraguay informó a su vez que regirá en el país una cuarentena estricta desde este fin de semana y hasta el domingo 4 de abril, período en el que las personas solo podrán salir de sus casas para comprar alimentos, medicamentos y artículos de limpieza.
En Perú se registró una cifra récord de 11.260 casos confirmados de Covid-19 en un día, su nivel más alto desde que irrumpió la pandemia y cuando enfrenta una segunda ola que no da tregua al desbordado sistema sanitario.
En este contexto regional parece inminente que el Gobierno de Alberto Fernández disponga nuevamente alguna medida restrictiva, en primer lugar en las fronteras. Por su parte el viceministro de Salud de la provincia de Buenos, Nicolás Kreplak, advirtió sobre un aumento de contagios de coronavirus en la región, pidió reforzar los cuidados porque «la pandemia no pasó» y no descartó que se deban volver a «restringir actividades».