SE ACERCA EL INICIO DE CLASES Y FALTA MUCHO POR DEFINIR

A dos semanas del inicio del ciclo lectivo 2021 el rompecabezas para armar no parece sencillo. Por un lado el Gobierno provincial asegura que están dadas las condiciones para un retorno de “presencialidad cuidada” con un protocolo de diez puntos a considerar, pero los gremios no sólo expresan su preocupación por garantizar la seguridad sanitaria de la comunidad educativa sino también que plantean abrir la agenda sobre aspectos vinculados con sus ingresos: reclaman una paritaria docente que asegure un aumento no menor al 40% y en una sola entrega. Mientras los padres observan y aguardan con incertidumbre.

Desde Terrazas del Portezuelo hablan de una presencialidad cuidada que cumpla con los 10 puntos de un protocolo específico. Esos diez ítems son: 1. Ingreso y egreso del establecimiento, 2. Distanciamiento social, 3. Higiene personal, 4. Desinfección de espacios y elementos de uso común, 5. Trazabilidad, 6. Transporte, 7. Semana de organización institucional y planificación, 8. Preceptor y personal no docente, 9. Actuación antes casos sospechosos o confirmados y 10. Monitoreo y fiscalización.

En líneas generales hay acuerdo sobre estos puntos, pero no son el único tema de discusión. La falta de vacunas y la particular prioridad con que se colocaron las primeras dosis, requiere de una planificación más ajustada a las verdaderas necesidades de la población, entre ellos el personal docente que estará en niveles de exposición tan altos casi como los del personal médico, que tampoco ha sido vacunado en su totalidad aún.

Los gremios docentes reclaman también por la recuperación de sus salarios: “Pedimos una mesa de negociaciones salarial para ver cómo se compone el sueldo docente, empezar a blanquear montos que no son remunerativos, por ejemplo. También hablaremos acerca del aumento”, dijo un dirigente que en la semana participó de las reuniones con el ministro de Educación, Andrés Dermechkof.

“Queremos una paritaria en San Luis, planteamos la necesidad de discutir el tema, que no es solo porcentaje sino la calidad del salario, la provincia tiene una parte del salario que no es remunerativo, que afecta mucho a los docentes que están en edad de jubilarse”. Ese reclamo, sería trasladado al ministerio de Hacienda “para ser considerado”.

“Creo que si hay razonabilidad de todas las partes, si hay voluntad, podemos llegar a un inicio de clases normal. Sabemos que no es menor la pandemia y la crisis para todos, pero esto es una discusión que hay que darla, siempre depende de la voluntad”, señaló.

La necesidad de un retorno presencial a las aulas fue nuevamente señalado esta semana por el Senador nacional, Claudio Poggi cuyo mensaje en las redes sociales cosechó un gran número de adhesiones.

“Tenemos que volver al aula con todos los recaudos sanitarios que se indiquen para cuidar a nuestros chicos y a los docentes. Siempre he pensado que la educación es la única herramienta que nos permitirá salir de la postergación y que crecer en igualdad de oportunidades como sociedad” dijo el senador en un video que se viralizó rápidamente.

“Retomar la escolaridad presencial en medio de una pandemia que no sabemos cuándo finaliza y en el medio de un plan de vacunación que no sabemos cuándo va a terminar. El desafío que tenemos, requiere de diálogo, comprensión y solidaridad porque nuestros chicos y sus padres, la familia, no pueden seguir escuchando interminables discusiones sino más bien certezas” señaló Poggi.

Distinta suerte corrió en San Luis la expresión organizada por dirigentes de Juntos por el Cambio que en todo el país se movilizaron hasta espacios públicos para reclamar por el regreso presencial de las clases. En San Luis esa movida pasó desapercibida si se tiene en cuenta la convocatoria dirigencial en relación a la unanimidad en la opinión sobre la conveniencia de que los chicos vuelvan a las escuelas.