San Luis supera el promedio nacional de personal de salud con coronavirus

Están en la línea de fuego de la lucha y por ende, son los más expuestos frente al avance del Covid-19.

El aumento de los casos en el sector mantiene en vilo al personal sanitario que cuenta con 27 positivos, la mayoría registrados en los últimos días, según los datos oficiales difundidos hasta ayer. Este fenómeno no es fruto de la casualidad si se tienen en cuenta la cuenta las condiciones precarias de trabajo.

El aumento de casos deja en evidencia que el Gobierno de Rodríguez Saá no se preparó lo suficiente, sabiendo que una de las principales obligaciones es proteger los recursos humanos para dar atención a la comunidad.

El incremento de los contagios de profesionales y el personal de la salud es una de los temas que más preocupa en este momento.

En total la provincia registró hasta este miércoles 171 casos positivos desde que se declaró la pandemia, de los cuales el 15,79% pertenecen a personal de la salud (27).

Lo cierto es que la cifra de San Luis, en comparación a las estadísticas nacionales, es mucho mayor. A través de un estudio, el Instituto de Investigaciones Epidemiológicas (IIE) indicó que, a nivel país, agosto cerró con un 6% del total de infectados.

Entre los trabajadores puntanos, se encuentran tres del Policlínico Regional San Luis que fueron detectados a fines de julio y comienzos del mes pasado.

En esa oportunidad el propio gobernador Alberto Rodríguez Saá salió al cruce. Calificó al primer hecho como “una negligencia grave” por haber asistido a su puesto laboral aun presentando síntomas compatibles con Covid-19.

Pero fue a partir del sábado pasado cuando la curva se disparó. El Comité de Crisis dio a conocer que cuatro empleados del Hospital de Tilisarao habían dado positivo en los estudios de PCR.

Al día siguiente el Gobierno comunicó que se sumaron otros 16, pertenecientes al mismo centro sanitario. A través de mensajes de Whatsapp se ventilaron las identidades de todos estos empleados, acción duramente criticada por APTS.

Este martes, los últimos cuatro contagios, tres de vecinos de La Toma que se desempeñan en el Hospital “Madre Catalina Rodríguez” de la Villa de Merlo y el otro un médico que cumpliría tareas en dos clínicas privadas de esta última localidad.

Traducido, en solo 36 días, casi 30 trabajadores contrajeron el virus. Todo esto enmarcado en cuestionamientos y acusaciones por parte del Gobierno.

“Estamos preocupados por la cantidad de casos de compañeros contagiados, administrativos, cocineras, mucamas, todos somos importantes en la pandemia. No sabemos qué pasó. Pero sí decir que nuestros lugares de trabajo no tienen la amplitud suficiente para que nosotros tengamos el distanciamiento social”, sostuvo Trifiró en declaraciones a El Chorrillero.

La principal inquietud por parte del sindicato es la falta de personal ya que “no se ha nombrado a nadie” para suplir a aquellos que se encuentran aislados.

“Si el personal se sigue contagiando, llegará un momento que no habrá quién atienda, eso lo sabemos todos. Los respiradores no se manejan solos”, manifestó.

El informe del IIE señala que los equipos de salud registraron un incremento significativo de bajas debido a la enfermedad.

En Argentina se han enfermado más de 21 mil, sin embargo, casi la mitad de ellos se produjeron en agosto, como consecuencia directa del incremento de los casos en el país.

Buenos Aires junto con Capital Federal concentran más del 90% de los pacientes.

El promedio de edad es de 30 años donde el 65% son mujeres, y con una letalidad general que ronda el 0,35%. San Luis no registra fallecidos hasta el momento.

“En los últimos 30 días se observa una aceleración en las infecciones en los cuales se han producido el 40% del total en los más de 170 días de la pandemia, asociado al importante incremento de casos”, consignó el organismo.

En el caso local, 24 de los 27 contagiados (88%) ocurrieron en un periodo de cuatro días.

“Esto no es joda, no es para que el gobernador diga “¿podemos decir que en Tili toman mate?” y para que la jefa del Comité de Crisis (María José Zanglá) diga `sí` porque sabe de lo que hablo cuando digo que no tenemos lugar con distancia social”, reprochó Trifiró a Alberto Rodríguez Saá por los dichos

Bajo este mismo tono, el secretario general de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA) San Luis, Gerónimo Ortiz advirtió a diferentes medios periodísticos que, si continúa el  panorama empeora, “habrá problemas con los recursos humanos”.

Con una nota dirigida al mandatario provincial, el gremio pidió que “se retroceda a fase 1” ante la situación epidemiológica.

“El personal ya es insuficiente; si agregamos otros casos no sabemos cómo se va a contener”, afirmó y agregó que los trabajadores “son seres humanos y se van a contagiar, mucho más porque están expuestos y no tienen los elementos necesarios para protegerse. Sacan de su bolsillo para comprar los elementos de limpieza que no tienen”.